OWO, Nigeria (AP) — Los hombres armados que mataron al menos a 50 personas en una iglesia católica en el suroeste de Nigeria abrieron fuego contra los fieles tanto dentro como fuera del edificio en un ataque coordinado antes de escapar del lugar, dijeron el lunes autoridades y testigos.

Aunque las fuerzas de seguridad nigerianas aún no han identificado quién llevó a cabo el ataque del domingo a la iglesia de San Francisco en la ciudad de Owo, en el estado relativamente pacífico de Ondo, los analistas sugirieron que provenían de otras partes de la nación de África Occidental, que está plagada de violencia por parte de varios grupos armados. , secuestradores y extremistas.

Nadie se ha atribuido la responsabilidad de los asesinatos en la iglesia, en los que había niños entre los muertos y los pistoleros detonaron algún tipo de explosivo, según testigos. Un legislador estatal de la región dijo que el número de muertos era de al menos 50 y que decenas de personas resultaron heridas, aunque los abrumados trabajadores del hospital no dieron a conocer el número exacto.

“El ataque es indudablemente de naturaleza terrorista, y la escala y la brutalidad sugieren que fue cuidadosamente planeado en lugar de impulsivo”, dijo Eric Humphery-Smith, analista senior de África de la compañía de inteligencia de riesgos Verisk Maplecroft, en una entrevista con The Associated Press.

El comisionado de la policía estatal, Oyeyemi Oyediran, dijo que las fuerzas de seguridad, incluido el ejército, persiguieron a los atacantes, “pero desafortunadamente, no pudimos alcanzarlos”.

El vicepresidente Yemi Osinbajo y otros funcionarios del gobierno visitaron la iglesia el lunes. Un día antes, prometió que “seguiremos luchando contra el mal y Nigeria ganará”.

Nigeria, que es el país más poblado de África con 206 millones de personas, ha lidiado durante más de una década con una insurgencia en el noreste de los rebeldes extremistas islámicos de Boko Haram y su rama, la Provincia de África Occidental del Estado Islámico. Los extremistas, que han matado a más de 35.000 personas según un recuento de la ONU, están luchando para establecer la ley islámica y detener la educación occidental.

Ondo, sin embargo, ha sido considerado durante mucho tiempo como uno de los estados más seguros del país.

Sunday Adewale, que trabaja en el palacio del jefe local, dijo que los hombres armados usaron el elemento sorpresa a su favor.

“Todos se sentían relajados y habían ido a la iglesia”, dijo. “En 30 minutos, hicieron lo que querían y se fueron”.

El ataque se produjo cuando los fieles celebraban la fiesta de Pentecostés, una importante fiesta católica posterior a la Pascua. El obispo Jude Arogundade dijo que algunos hombres armados ingresaron a la iglesia mientras que otros se quedaron afuera para dispararle a cualquiera que huyera.

El sacerdote que celebraba la misa estaba dando la bendición para terminar el servicio cuando los atacantes entraron y abrieron fuego, dijo John Nwovo, de 35 años, quien agregó que escapó por poco con sus cinco hijos corriendo y escondiéndose en la sacristía de la iglesia, junto con más de 30 personas.

“Tuvimos que empacarnos dentro de ese lugar para refugiarnos de la tormenta”, dijo a AP.

Después de salir de su escondite, Nwovo dijo que vio “tantos” cuerpos yaciendo en su propia sangre.

Florence Obi dijo que su hermana, Stella Nzelu, huyó de la iglesia después del tiroteo y la explosión, solo para encontrarse con uno de los hombres armados que estaban afuera, “quien le disparó en el estómago a quemarropa”. Obi dijo que su hermana se sometió a una cirugía para extraer la bala y «ahora se siente mejor».

Articulo relacionado

Write a comment

Your email address will not be published.